miércoles, 16 de junio de 2010

El futbolero relatón

Tiene esta especie amplia distribución en el sofá más cómodo del salón de su casa. Y digo amplia por lo orondo de su circunferencia abdominal. El futbolero relatón suele ser de mediana edad, y el ejercicio más intenso que ha hecho es echarle un polvete de vez en cuando a su señora, fruto del cual aparece esporádicamente una de esas cosas llamadas hijos.
Se le nota en pleno apogeo a El futbolero relatón ante un partido de fútbol, bien sea de su equipo favorito o bien de la selección española. Y suele ser seguidor de un equipo más bien de los últimos puestos de la clasificación, osea, que encima es masoca. Pero por supuesto sabe de fútbol más que nadie.
-Pero, pero, pero...valiente entrenador...¡Bigotes, bigotes...saca a Pedro de una vez! ¿Te estás enterando?
Pues no, El futbolero relatón, más que nada porque el señor Vicente del Bosque se encontraba rodeado de unos cuantos miles de futboleros gritando y metiendo ruido...¡Ah! Y por el pequeño detalle de que se encuentra a unos cuantos de miles de kilómetros. Todo esto tornando de un tono facial del blanco humano o color carne de toda al vida al rojo bermellón...como si fuera un guiri alemán que ha venido a Andalucía (Andalucía mucho bonito, mucho sol).
-Vamos, ¡si es que me pongo yo y meto ese gol!
Claro, El futbolero relatón, cómo que tú das un paseo de medio kilómetro y ya piensas que has corrido la maratón de Nueva York. Qué potencia de pierna...qué potencia de patada...
Qué potencia de grito y qué manera de relatar...y todo viniendo de un señor cuyo mayor ejercicio es echar un polvete de vez en cuando. Pero seguro que esta noche, que ha perdido España, ni va a caer esa breva, ni va a dormir del disgusto.
¡Qué estrés!

2 comentarios:

WiKi dijo...

jajaja genial como siempre... con esta especie me siento identificado en ciertos aspectos :$

Azul dijo...

Te juro que no va por tí...pero imaginé que lo pensarías jajaja. Además...tú no tienes hijos ¿no?